Unos padres llevaron al hospital a su hijo que tenía somnolencia. Lo más insólito fue que le hallaron una bala en el cerebro.

Esto ocurrió en Jerusalén. Después de una tomografía, los médicos encontraron la bala, por lo que fue intervenido quirúrgicamente.

La madre del niño, de 9 años, dijo que su hijo estaba jugando con sus amigos y sintió algo que le cayó encima. El chico estaba consciente y sólo tenía una pequeña herida en la cabeza.

La historia es bastante extraña según contó Guy Elor, el neurocirujano a cargo a The Times of Israel.

Se cree que la bala entró por el lado derecho, atravesó el cerebro y se detuvo en la parte posterior del cráneo.

Algunos lectores del sitio The Times of Israel opinan que fue una bala perdida que cayó después de ser lanzada al aire y que entró a la cabeza del niño. Pues no hay forma de que se hubiese detenido si le hubieran disparado en línea recta.

¿Qué opinas?

Vía: RT